Un nuevo algoritmo para densitometría asociará el riesgo vascular del paciente con su nivel de grasa intra-abdominal